lunes, 14 de septiembre de 2009

La Calle (16)

¿A qué tierra podríamos cantarle si yace sepultada y adormecida, con sus cuencas obstruídas bajo una lápida que lleva cada uno de nuestros nombres grabados en ella?

2 comentarios:

gervasio troche dijo...

puta que lo pario esta bueno este.
Ando con ganas de sumergirme con el tema de los muertos y esta escritura me gusto....
Un abrazo
T.

todavía resisto dijo...

Es verdad (o casi), a la tierra la hemos matado, cuesta verla cuando era pasto brillante al sol, machucado por un caballo al galope. Caminamos entre lápidas.