miércoles, 26 de agosto de 2009

La Calle (3)

Camina a gusto masticando el papel de un caramelo. Comienza a llover y, mostrando su lengua al aire, se regocija con el olor de la tierra húmeda y con el de la combustión que emanan los caños de escape.
Sigue caminando tranquilo hasta el umbral de una puerta, da unas vueltas sobre un mismo eje invisible, se recuesta, suspira y duerme hasta que llegue el mejor momento para seguir.

2 comentarios:

Guadalupe dijo...

Si el caramelo es palito de la selva mejor...

Darío Levin dijo...

me gusta... me siento perdido, no sé si avanzar, retraerme, o caminar hacia otro lugar. El dormir es la mejor forma de seguir avanzando, sin avanzar en realidad.
saludos!! como siempre, muy bueno!